vision blog
,




lastvisits
visitor like
Search Engine


Dear visitor of the vision blog , this topic Síndrome de Reye...Emergencia has been prepared and chosen. Information last updated on today 15/05/2022

Síndrome de Reye...Emergencia

last update since 5 Day , 4 hour
12014 view

Topic Elements

explicación simple


Diagnóstico













Las pruebas de laboratorio y de diagnóstico por la imagen




Biopsia hepática






El médico sospecha el síndrome de Reye en niños que de repente desarrollan alteraciones en el estado mental y vómitos.













Para confirmar el diagnóstico de síndrome de Reye y descartar otras enfermedades como ciertos trastornos metabólicos hereditarios se realizan análisis de sangre y a menudo se extrae un pequeño fragmento de tejido del hígado con una pequeña aguja (biopsia hepática). Se realiza una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética nuclear (RMN) de la cabeza y también se puede hacer una punción lumbar para obtener líquido cefalorraquídeo para su análisis posterior.



Una vez que se confirma el diagnóstico se clasifica la gravedad del cuadro en estadios desde I (la más baja) a V (la más alta) en función de los síntomas y los resultados de las pruebas complementarias.


Síntomas











La intensidad del síndrome de Reye es muy variable; comienza con síntomas de una infección vírica como una infección del tracto respiratorio superior la gripe o a veces la varicela. Después de 5 a 7 días el niño desarrolla repentinamente náuseas y vómitos muy intensos. En un día el niño presenta lentitud (letargo) confusión desorientación y agitación. Estas alteraciones del estado mental del niño están causadas por el aumento de la presión en el interior del cráneo (presión intracraneal) y a veces van seguidas de convulsiones coma y muerte.



En algunos niños el hígado no funciona correctamente lo que puede ocasionar problemas de coagulación y sangrado así como la acumulación de amoníaco en la sangre.


Tratamiento













Medidas para reducir la presión en el encéfalo






No existe tratamiento específico para el síndrome de Reye.



El niño es hospitalizado e ingresa en una unidad de cuidados intensivos. Para reducir la hinchazón y la presión sobre el cerebro se puede colocar un tubo en la tráquea (intubación endotraqueal) para aumentar la frecuencia de la respiración (hiperventilación) restringir los líquidos elevar la cabecera de la cama y administrar fármacos (como manitol) que eliminan agua del organismo. También se administra glucosa para mantener un nivel normal de azúcar en sangre. En ocasiones se coloca un dispositivo que mide la presión en el interior de la cabeza para controlar el aumento de la presión sobre el encéfalo.



Los niños con problemas de sangrado pueden recibir vitamina K o plasma fresco congelado para mejorar su función de coagulación de la sangre.


Pronóstico











El pronóstico del niño depende de la duración y de la gravedad de la afectación cerebral de si la enfermedad ha evolucionado a coma de la gravedad del aumento de la presión en el cerebro y de la concentración de amoníaco en la sangre.



Las posibilidades globales de que el niño fallezca son alrededor del 21% pero oscilan desde menos del 2% en los niños con enfermedad leve (estadio I) a más del 80% en los niños en coma profundo (estadio IV o V). Muchos de los niños que sobreviven a la fase aguda de la enfermedad se recuperan por completo. Sin embargo los niños que tenían síntomas más graves pueden presentar a largo plazo signos de lesión cerebral como discapacidad intelectual epilepsia o debilidad muscular. También se pueden producir movimientos musculares anormales o lesión de nervios específicos.



El síndrome de Reye rara vez afecta a un niño dos veces.


explicación simple



El síndrome de Reye es una enfermedad muy infrecuente pero potencialmente mortal que causa inflamación e hinchazón del cerebro y deterioro y pérdida de la función del hígado.


La causa del síndrome de Reye es desconocida pero puede estar ocasionado por una infección vírica asociada al uso de aspirina (ácido acetilsalicílico).


Los niños suelen tener síntomas de una infección vírica presentando a continuación náuseas vómitos confusión y letargia llegando a veces al coma.


El diagnóstico se basa en las alteraciones repentinas del estado mental del niño y en los resultados de los análisis de sangre y de una biopsia de hígado.


El pronóstico depende de la duración y la severidad de la afectación encefálica.


El tratamiento consiste en medidas para reducir la presión en el cerebro.


La causa del síndrome de Reye se desconoce aunque por lo general se produce después de la infección por ciertos virus como la gripe (influenza) o la varicela sobre todo en los niños que toman aspirina (ácido acetilsalicílico) durante estas infecciones. Debido a este aumento del riesgo de desencadenar el síndrome de Reye se desaconseja el uso de aspirina (ácido acetilsalicílico) en niños excepto para el tratamiento de la enfermedad de Kawasaki. Ahora que ha disminuido el uso de aspirina (ácido acetilsalicílico) en Estados Unidos desarrollan el síndrome de Reye alrededor de 2 niños por año. El síndrome se presenta principalmente en menores de 18 años. La mayoría de los casos ocurren a finales de otoño y en invierno.


La intensidad del síndrome de Reye es muy variable; comienza con síntomas de una infección vírica como una infección del tracto respiratorio superior la gripe o a veces la varicela. Después de 5 a 7 días el niño desarrolla repentinamente náuseas y vómitos muy intensos. En un día el niño presenta lentitud (letargo) confusión desorientación y agitación. Estas alteraciones del estado mental del niño están causadas por el aumento de la presión en el interior del cráneo (presión intracraneal) y a veces van seguidas de convulsiones coma y muerte.


En algunos niños el hígado no funciona correctamente lo que puede ocasionar problemas de coagulación y sangrado así como la acumulación de amoníaco en la sangre.


Las pruebas de laboratorio y de diagnóstico por la imagen


Biopsia hepática


El médico sospecha el síndrome de Reye en niños que de repente desarrollan alteraciones en el estado mental y vómitos.


Para confirmar el diagnóstico de síndrome de Reye y descartar otras enfermedades como ciertos trastornos metabólicos hereditarios se realizan análisis de sangre y a menudo se extrae un pequeño fragmento de tejido del hígado con una pequeña aguja (biopsia hepática). Se realiza una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética nuclear (RMN) de la cabeza y también se puede hacer una punción lumbar para obtener líquido cefalorraquídeo para su análisis posterior.


Una vez que se confirma el diagnóstico se clasifica la gravedad del cuadro en estadios desde I (la más baja) a V (la más alta) en función de los síntomas y los resultados de las pruebas complementarias.


El pronóstico del niño depende de la duración y de la gravedad de la afectación cerebral de si la enfermedad ha evolucionado a coma de la gravedad del aumento de la presión en el cerebro y de la concentración de amoníaco en la sangre.


Las posibilidades globales de que el niño fallezca son alrededor del 21% pero oscilan desde menos del 2% en los niños con enfermedad leve (estadio I) a más del 80% en los niños en coma profundo (estadio IV o V). Muchos de los niños que sobreviven a la fase aguda de la enfermedad se recuperan por completo. Sin embargo los niños que tenían síntomas más graves pueden presentar a largo plazo signos de lesión cerebral como discapacidad intelectual epilepsia o debilidad muscular. También se pueden producir movimientos musculares anormales o lesión de nervios específicos.


El síndrome de Reye rara vez afecta a un niño dos veces.


Medidas para reducir la presión en el encéfalo


No existe tratamiento específico para el síndrome de Reye.


El niño es hospitalizado e ingresa en una unidad de cuidados intensivos. Para reducir la hinchazón y la presión sobre el cerebro se puede colocar un tubo en la tráquea (intubación endotraqueal) para aumentar la frecuencia de la respiración (hiperventilación) restringir los líquidos elevar la cabecera de la cama y administrar fármacos (como manitol) que eliminan agua del organismo. También se administra glucosa para mantener un nivel normal de azúcar en sangre. En ocasiones se coloca un dispositivo que mide la presión en el interior de la cabeza para controlar el aumento de la presión sobre el encéfalo.


Los niños con problemas de sangrado pueden recibir vitamina K o plasma fresco congelado para mejorar su función de coagulación de la sangre.

 


The sections of the vision blog are various sp , worked to serve the visitor to make it easier for him to browse the site smoothly and take information. ... last modified today 15/05/2022